SAN MAMEDE

Ubicación

En uno de los valles más bellos y frondosos del País, acabado de formar en la tercera glaciación del Cuaternario, está enclavada Maceda, esa privilegiada Villa de la Galicia Interior. Asentada al oeste de la Sierra de San Mamede, ocupa una ladera de gándara que bañan los ríos Maceda, Asadur y Tioira, afluentes del Arnoia que, en su curso superior, pasa a través de estas tierras, motivo por el que geógrafos actuales rechazan la denominación de Otero Pedraio y otros estudiosos de Limia Alta y prefieren llamarlle Alto Arnoia.

Clima

Disfrutar de un clima ideal de media montaña, no excesivamente frío ni húmedo y de un terreno arcilloso apto para pastizales y cultivo de cereales y plantas de forraje, con aguas abundantes que, de ser empleadas de forma racional, podría hacer que este valle, que está protegido de los vientos por las montañas que lo rodean, uno de los más ricos de nuestra tierra.

Paisaje

Disfrutar de unos idílicas paisajes naturales, tales como la siempre impresionante y majestuosa Sierra de San Mamede, con sus 1.620 metros, ideal para el senderismo y el montañismo. Las autoridades sanitarias recomiendan acudir a las alturas superiores a los 1.500 metros para fortalecer el organismo. En la parte más alta se respira probablemente el aire más limpio y puro del País; se puede observar el Cañón del Sil en toda su inmensidad; practicar ala delta y parapente, incluso recorrerlo en catamarán. Hay, aunque abandonadas, minas de estaño en Badrei y cristalizado en el Rodicio, que pueden ser visitadas. También hay yacimientos y canteras de arcilla, lignito sin explotar y gravas de las que en otra época se aprovecharon manos ajenas.